Puertas Abiertas

Sigue pidiendo y recibirás lo que pides; sigue buscando y encontrarás; sigue llamando, y la puerta se te abrirá.—Mateo 7:7 NTV
 ¡Puertas abiertas!  El inmigrante que ora pide a Dios que al llegar a su destino encontrará las puertas abiertas.  Los que no tienen una visa que oficialmente otorga su entrada entienden que hallarán la puerta cerrada.  Sin embargo, esperan donde no hay esperanza, creyendo que Dios hará una senda donde no la haya, una balsa donde no haya puente, un atajo que corte caminos largos e impasables.
Tanto el inmigrante no autorizado como el que recibe la bienvenida más cálida dependen de puertas abiertas—al trabajo, la educación, la provisión de necesidades básicas.  No todo el mundo tiene la valentía y la fe para arriesgar todo para buscar un futuro en tierra desconocida, en espacios detrás de la puertas cerradas.
Es poco probable que Jesús pensaba en inmigrantes cuando animó a sus discípulos a no rendirse en la oración, sino de seguir pidiendo, buscando y llamando.  Pero su consejo a ellos cabe perfectamente en el contexto del inmigrante.  La fe cristiana no ofrece riquezas instantáneas, ni soluciones al minuto, ni hallazgos inmediatos.  La fe no es un atajo.  Es poder para el largo camino. Los que no se rinden, que siguen creyendo en la bondad de su Padre Dios, aun cuando todas las puertas parecen cerradas, al final entrarán en la Tierra Prometida.

Copyright©2013 por Joseph L. Castleberry.  Todos los derechos reservados. joseph.castleberry@northwestu.edu

Dr. Joseph Castleberry es presidente de Northwest University en Kirkland, Washington.  Es author de The New Pilgrims:  How Immigrants are Renewing America’s Faith (próximamente en August 2015, Worthy Publishing). Sígalo en Twitter @DrCastleberry y  en http://www.facebook.com/Joseph.Castleberry.

Publicado en Inmigración, Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

Open Doors

Keep on asking, and you will receive what you ask for. Keep on seeking, and you will find. Keep on knocking, and the door will be opened to you.Matthew 7:7 NLT

Open doors!  Immigrants who pray ask God to help them in finding open doors at their destination when they arrive there.  Those who do not have a visa that officially authorizes their entry understand that they will find a closed door.  Nevertheless, they hope where there is no hope, believing that God will make a paths where there is none, a raft where there is no bridge, a shortcut that will allow them to avoid long and impassable roads.
The unauthorized immigrant, just like the one who receives the warmest welcome, depends on open doors–to work, to education, to the provision of basic needs.  Not everyone has the courage and faith to risk everything to seek a future in an unknown country, in the spaces behind closed doors.
It is not likely that Jesus was thinking about immigrants when he encouraged his disciples not to give up in prayer, but rather to keep on asking, seeking, and knocking. But his counsel  to them fits perfectly in the context of the immigrant.  Christian faith does not offer instant riches, nor minute-made solutions, nor immediate finds.  Faith is not a shortcut.  It is power for the long road.  Those who do not give up, who keep believing in the goodness of their Father God, even when all the doors seem closed, in the end will enter into the Promised Land.

Copyright©2013 by Joseph L. Castleberry.  All rights reserved. joseph.castleberry@northwestu.edu

Dr. Joseph Castleberry is President of Northwest University in Kirkland, Washington.  He is the author of  The New Pilgrims:  How Immigrants are Renewing America’s Faith (forthcoming in August 2015, Worthy Publishing). Follow him on Twitter @DrCastleberry and at http://www.facebook.com/Joseph.Castleberry.

Publicado en Inmigración, Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

¿Qué comeremos?

No se preocupen por todo eso diciendo: “¿Qué comeremos?, ¿qué beberemos?, ¿qué ropa nos pondremos?”. Esas cosas dominan el pensamiento de los incrédulos, pero su Padre celestial ya conoce todas sus necesidades. Busquen el reino de Dios por encima de todo lo demás y lleven una vida justa, y él les dará todo lo que necesiten.—Mateo 6:31-33 NTV

Los inmigrantes son buscadores.  En muchos casos, salen de su patria en busca de comida y bebida, ropa y abrigo.  Pero todos los inmigrantes anhelan encontrar algo más allá de sus necesidades básicas.  Desean la oportunidad de abundar, florecer y prosperar en la vida.  Claro que quieren suplir sus necesidades, pero también tienen hambre y sed de desarrollo personal.  Buscan amigos, amor y pasatiempos; el aprendizaje, la educación y el mejoramiento personal;  la justicia, el respeto, y el autoestima.  Se apuntan al reto de vidas integrales.

 

Sabiendo la realidad humana mejor que nadie, Jesucristo nos dice que nuestros anhelos deben concentrarse en el Reino de Dios.  Cuando Dios reina en nosotros, el objeto final de la vida se hace el punto de partida.  Más que cualquier cosa, necesitamos una relación cercana con nuestro creador, con el autor y cumplidor de la vida.  Comenzando con el fin, el resto de nuestra vida se pone en su lugar.

 

Los inmigrantes hacen bien en buscar una vida completa, pero nunca encontrarán la totalidad de sus anhelos mientras no encuentren a Dios y se sometan a su voluntad.

 

Copyright©2013 por Joseph L. Castleberry.  Todos los derechos reservados. joseph.castleberry@northwestu.edu

Dr. Joseph Castleberry es presidente de Northwest University en Kirkland, Washington.  Es author de The New Pilgrims:  How Immigrants are Renewing America’s Faith (próximamente en August 2015, Worthy Publishing). Sígalo en Twitter @DrCastleberry y  en http://www.facebook.com/Joseph.Castleberry.

 

 

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

What Will We Eat?

Don’t worry about these things, saying, ‘What will we eat? What will we drink? What will we wear?’ These things dominate the thoughts of unbelievers, but your heavenly Father already knows all your needs. Seek the Kingdom of God above all else, and live righteously, and he will give you everything you need.Matthew 6:31-33 NLT

Immigrants are seekers. In many cases, they leave their country in search of food and drink, clothing and shelter. But all immigrants long for something beyond their basic needs. They desire the opportunity to abound, flourish, and prosper in life. Sure they want to fulfill their needs, but they also hunger and thirst for personal development. They seek friends, love, and pastimes; learning, education, and personal betterment; justice, respect, and self-esteem. They set themselves on the goal of whole lives.

Knowing human nature better than anyone else, Jesus tells us that our longings should center on the Kingdom of God. When God reigns in us, the final objective of life becomes our starting point. More than anything else, we need a relationship with our Creator, with the Author and Perfector of Life. When we begin with the end, the rest of life falls into place.

Immigrants do well in seeking a whole life, but they will never find the totality of their longings until they find God and submit to God’s Will.

 

Copyright©2013 by Joseph L. Castleberry.  All Rights Reserved. joseph.castleberry@northwestu.edu

Dr. Joseph Castleberry is president of Northwest University in Kirkland, Washington.  He is the author of The New Pilgrims:  How Immigrants are Renewing America’s Faith (forthcoming in August 2015, Worthy Publishing). Follow him on Twitter @DrCastleberry and at http://www.facebook.com/Joseph.Castleberry.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Las Bienaventuranzas

«Dios bendice a los que son pobres en espíritu y se dan cuenta de la necesidad que tienen de él, porque el reino del cielo les pertenece …¡Alégrense! ¡Estén contentos, porque les espera una gran recompensa en el cielo! —Mateo 5:3, 12 NTV

 

Ningun elemento de las enseñanzas de Jesucristo inspira más ternura en el corazón humano que las famosas “bienaventuranzas.”  El mensaje central de Jesús proclamaba que, con su advenimiento, el Reino de Dios se había acercado a la humanidad. En las bienaventuranzas, Jesús señala el impacto del Reino para los que sufren en el mundo.

 

No solamente menciona Jesús a los pobres en espíritu; también destaca a “los que lloran, los humildes, los que tienen hambre y sed de justicia, los compasivos, los DE corazón puro, y los que procuran la paz.” También incluye a los que sufren persecución, burla, y maldición porque son seguidores de Cristo. Dios bendecirá a todos ellos cuando el Reino DESPLACE AL orden mundial y establezca la justicia divina en la tierra.

 

Los inmigrantes y sus defensores sentimos un instinto de aplicar estas bienaventuranzas directamente al inmigrante.  ¿Quiénes cualifican como “pobres en espíritu” si no ellos? ¿Quiénes lloran más? ¿Quiénes tienen más hambre de justicia?  ¿En nuestros días, quiénes sufren más de persecución, burla, o maldición?  Sin embargo, debemos fijarnos bien en lo que dijo Jesús.  Dios bendice a los que sufren esas contradicciones por seguir a Cristo.

 

El sufrimiento en sí no redime a nadie; no ennoblece a nadie.  Sólo destruye a las personas y sus sueños, anhelos y esperanzas. Pero todo el mundo puede redimir su sufrimiento cuando entregue ello a Cristo.  Cuando nuestra inmigración se dedica a Cristo, cuando convertimos nuestra andanza perdida en un perigrinaje santo, ya no sufrimos en vano.  El Reino de Dios comienza a obrar en nosotros, convirtiendo nuestros sufrimientos en bienaventuranzas.  Las peripecias de nuestra jornada terrenal nos llevarán a la bendición ahora y a una gran recompensa en el cielo.

 

Copyright©2013 por Joseph L. Castleberry.  Todos los derechos reservados. joseph.castleberry@northwestu.edu

Dr. Joseph Castleberry es presidente de Northwest University en Kirkland, Washington.  Es author de The New Pilgrims:  How Immigrants are Renewing America’s Faith (próximamente en August 2015, Worthy Publishing). Sígalo en Twitter @DrCastleberry y  en http://www.facebook.com/Joseph.Castleberry.

 

 

Publicado en Inmigración, Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

The Beatitudes

God blesses those who are poor and realize their need for him, for the Kingdom of Heaven is theirs … Be happy about it! Be very glad! For a great reward awaits you in heaven.Matthew 5:3,12 NLT

 

 

 

No element of the teachings of Jesus inspires greater tenderness in the human heart than the famous Beatitudes. The central message of Jesus proclaimed that, with his advent, the Kingdom of God had drawn near to humanity. In the Beatitudes, Jesus signals the impact of the Kingdom on those who suffer in the world.

 

Not only does Jesus mention the poor; he also points at those who mourn, the humble, those who hunger and thirst for justice, the merciful, the purehearted, and the peacemakers. He also includes those who suffer insults, persecution and false accusations for following Jesus. God will bless them all when the Kingdom turns the world order upside-down and establishes divine justice on the earth.

 

Immigrants and their defenders feel an instinct to apply the Beatitudes directly to immigrants. Who qualifies as “poor in spirit” if not them? Who mourns more? Who hungers more for justice? In our times, who suffers more from insults, persecution, or false testimony? Nevertheless, we should pay close attention to what Jesus said. God blesses those who suffer these contradiccions for following Jesus.

 

Suffering in itself doesn’t redeem anyone; it ennobles no one. It only destroys people, their dreams, longings, and hopes. But everyone can redeem their suffering by surrendering it to Christ. When we dedicate our migration to Christ, when we convert our lost wandering into a holy pilgrimage, we no longer suffer in vain. The Kingdom of God begins to work in us, converting our sufferings into blessings. The events of our earthly journey will bring us blessings now and a great reward in Heaven.

Copyright©2013 by Joseph L. Castleberry.  All Rights Reserved. joseph.castleberry@northwestu.edu

Dr. Joseph Castleberry is president of Northwest University in Kirkland, Washington.  He is the author of The New Pilgrims:  How Immigrants are Renewing America’s Faith (forthcoming in August 2015, Worthy Publishing). Follow him on Twitter @DrCastleberry and at http://www.facebook.com/Joseph.Castleberry.

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

El Exilio: Camino al Poder

Después de que los sabios se fueron, un ángel del Señor se le apareció a José en un sueño. «¡Levántate! Huye a Egipto con el niño y su madre —dijo el ángel—. Quédate allí hasta que yo te diga que regreses, porque Herodes buscará al niño para matarlo».  Esa noche José salió para Egipto con el niño y con María, su madre, y se quedaron allí hasta la muerte de Herodes.—Mateo 2:13-15 NLT
Durante mis años como expatriado viviendo en cierto país, varios líderes nacionales huyeron al extranjero para evitar el encarcelamiento.  Una vez cuando lamenté la salida de uno de ellos, un amigo me dijo, “No se preocupe de él.  Aquí uno no puede llegar a la presidencia mientras no haya sufrido primero el exilio político.”  El estatus de exiliado en otro país puede constatar el patriotismo dramático que el máximo liderazgo demanda.
Sin embargo, el exilio político es una ofensa grave contra los derechos humanos.  El Artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos insiste que “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones.”  También esa fortaleza de la libertad dice que “En caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo, y a disfrutar de él, en cualquier país (Artículo 14).”
Como dice el documento católico Exsul Familia Nazarethana:
Jesús, María y José, emigrantes a Egipto y refugiados allí para sustraerse a las iras de un rey impío, son el modelo, el ejemplo y el consuelo de los emigrantes y peregrinos de todos los tiempos y lugares y de todos los prófugos de cualquiera de las condiciones que, por miedo de las persecuciones o acuciados por la necesidad, se ven obligados a abandonar la patria, los padres queridos, los parientes y a los dulces amigos para dirigirse a tierras extrañas.
De acuerdo con Mateo 25:40, cuando servimos a tales como ellos, ministramos a Jesús de la misma manera.
El exilio a Egipto no representó la primera vez que Jesús abandonara sus derechos para nuestro bien.  Antes de despojarse de sus derechos humanos, Jesús había puesto a un lado sus derechos divinos para tomar la forma humana (Filipenses 2:7).  Y no fue el exilio a Egipto la última vez que él tuviera que suspender sus derechos para nosotros, sino la primera instancia de una larga seria de contradicciones. Al final, su exilio del cielo y el sacrificio de sus derechos hizo posible el día inexorable de su coronación como rey vitalicio de la humanidad.  Y su vida y reino serán eternos.

 

Copyright©2013 por Joseph L. Castleberry.  Todos los derechos reservados. joseph.castleberry@northwestu.edu

Dr. Joseph Castleberry es presidente de Northwest University en Kirkland, Washington.  Es author de The New Pilgrims:  How Immigrants are Renewing America’s Faith (próximamente en August 2015, Worthy Publishing). Sígalo en Twitter @DrCastleberry y  en http://www.facebook.com/Joseph.Castleberry.

Publicado en Inmigración, Uncategorized | Deja un comentario