Ninguna Tierra Prometida Sin Dios

«Suban a la tierra que juré dar a Abraham … Enviaré un ángel delante de ti … Suban a la tierra donde fluyen la leche y la miel. Sin embargo, yo no los acompañaré, porque son un pueblo terco y rebelde … Si yo los acompañara, aunque fuera un solo instante, los destruiría» … Moisés dijo al Señor: … «Permíteme conocer tus caminos, para que pueda comprenderte más a fondo y siga gozando de tu favor … Si tú mismo no vienes con nosotros, no nos hagas salir de este lugar … El Señor contestó a Moisés: «Ciertamente haré lo que me pides, porque te miro con agrado y te conozco por tu nombre».Éxodo 33:1-17, NTV

En esencia, el SEÑOR dijo a Moisés, “Seré fiel a la promesa de tierra que hice a Abraham y sus descendientes, y cumpliré mi promesa. Pueden poseer la tierra. Mi ángel les guiará y peleará por ustedes. Pero yo no iré con ustedes porque no aguanto sus pecados.” Moisés respondió que él no quería tener la Tierra Prometida sin conocer más al SEÑOR, entender sus caminos y disfrutar de su presencia.

Dios ama la humanidad y nos ha dado la tierra entera, con todas sus riquezas y bendiciones. Nos ha dado aire, agua, comida, familia, amistad, inteligencia, un sentido de propósito, un medio ambiente bello y mucho más. Sin embargo, si el ser humano no quiere caminar con el Dios del Camino, Dios lo dejará ir por sí solo. Muchos inmigrantes solamente desean tener la prosperidad y las bendiciones de la vida sin preocuparse de Dios y Dios no obliga a nadie a seguirlo. Todos tiene libertad de buscar lo que realmente quieren. Si riquezas, riquezas. Si placeres, placeres. Pero hay quienes desean tanto a Dios que optarían andar por vías dolorosas con el SEÑOR en vez de caminos lujosos sin él. No quieren bendiciones; quieren al SEÑOR de las Bendiciones.

Los inmigrantes de Dios se ponen de acuerdo con Moisés. “Permíteme conocer tus caminos, para que pueda comprenderte más a fondo y siga gozando de tu favor.” No se disponen a mudarse ni un paso si Dios no va con ellos. Si usted así se entrega a la guía de Dios y le permite reinar en su vida, puede estar seguro que el SEÑOR le mira con agrado y te conoce por nombre.

Copyright©2014 por Joseph L. Castleberry. Todos los derechos reservados.http://www.inmigrantesdedios.orgjoe@josephcastleberry.com

Dr. Joseph Castleberry es el presidente de Northwest University en Kirkland, Washington. Es el autor de Your Deepest Dream: Discovering God’s Vision for Your Life y The Kingdom Net: Learning to Network Like Jesus. Sígalo en Twitter @DrCastleberry y en http://www.facebook.com/Joseph.Castleberry.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

No Promised Land without God

“Go up to the land I swore to give to Abraham … And I will send an angel before you … Go up to this land that flows with milk and honey.But I will not travel among you, for you are a stubborn and rebellious people. … If I were to travel with you for even a moment, I would destroy you” … Moses said to the Lord… “Let me know your ways so I may understand you more fully and continue to enjoy your favor … If you don’t personally go with us, don’t make us leave this place”… The Lord replied to Moses, “I will indeed do what you have asked, for I look favorably on you, and I know you by name.”—Exodus 33:1-17, NLT

In essence, the LORD told Moses, “I will be faithful to the promise of land that I made to Abraham and his descendents, and I will keep my promise. You can possess the land. My angel will guide you and fight for you. But I will not go with you because I can’t put up with your sins.” Moses responded that he didn’t want the Promised Land without knowing the LORD more, understanding his ways and enjoying his presence.

God loves humanity and has given us the whole earth, with all its riches and blessings. God has given us air, water, food, friendship, intelligence, a sense of purpose, a beautiful environment, and much more. Nevertheless, if human beings do not want to walk with the God of the Way, God will let them go it alone. Many immigrants only want to have prosperity and the blesssings of life without worrying about God, and God obliges no one to follow. Everyone has freedom to search for what he or she really wants. If riches, riches. If pleasures, pleasures. But some desire God so much that they would opt to walk up a via dolorosa with the LORD rather than walk down luxurious roads without him. They don’t want blessings; they want the LORD of the Blessings.

God’s immigrants agree with Moses: “Let me know your ways so I may understand you more fully and continue to enjoy your favor.” They won’t take a single step if God won’t go with them. If you will surrender yourself to God’s guidance and let God reign in your life, you can be sure that the LORD looks on you with favor and knows you by name.

Copyright©2014 by Joseph L. Castleberry. All rights reserved.  http://www.inmigrantesdedios.orgjoe@josephcastleberry.com

Dr. Joseph Castleberry is president of  Northwest University in Kirkland, Washington. He is the authos of Your Deepest Dream: Discovering God’s Vision for Your Life and The Kingdom Net: Learning to Network Like Jesus. Follow him on Twitter @DrCastleberry y and at http://www.facebook.com/Joseph.Castleberry.

Publicado en Immigration, Uncategorized | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Una Casa Móvil para el Dios de los Inmigrantes

Haz que los israelitas me construyan un santuario santo para que yo habite en medio de ellos. Deberán construir el tabernáculo y su mobiliario exactamente según el modelo que te mostraré.—Éxodo 25:8-9, NTV

La mayoría de las personas que leen acerca del tabernáculo posiblemente capten la idea de que aquel santuario sólo servía como un hogar temporal para Dios hasta que Israel pudiera construir un templo permanente. La Biblia indica lo opuesto. El Templo solo “permaneció” por un tiempo limitado, pero en la Nueva Jerusalén, no hay “ningún templo en la ciudad, porque el Señor Dios Todopoderoso y el Cordero son el templo” (Apocalipsis 21:22). Además, el texto original en griego dice que, en la Nueva Jerusalén, Dios “tabernaculará” con su pueblo (Apocalipsis 21:3). También, Juan 1:14 dice que “la Palabra se hizo hombre y “tabernaculó” entre nosotros.

La manera normal en la que Dios vive con su pueblo más va acorde con la idea de un tabernáculo que con la de un templo. Un templo queda en un lugar fijo. No se mueve. Para visitarlo, uno tiene que trasladarse a otro lado. En cambio, un tabernáculo se mueve con la gente.

El Dios de la Biblia es un Dios para el camino. “El que está” acompaña a su pueblo dondequiera que vaya. Su templo verdadero se construye en sus propios corazones. “¿No se dan cuenta de que su cuerpo es el templo del Espíritu Santo, quien vive en ustedes y les fue dado por Dios?” (I Coríntios 6:19).

El Dios de los inmigrantes vive en una casa móvil. El palacio más lujoso que los adinerados puedan construir en la tierra no constituye para Dios una residencia más deseable que la que Dios quiere construir en su propia vida. Invítele a vivir en su corazón, pero entienda bien esto: Dios va a remodelar sus nuevos recintos. Los cambios que Dios hará en su vida pueden ser dolorosos. Pero al final, Dios habrá edificado una residencia de primera, donde los dos puedan vivir durante todo el camino.

Copyright©2014 por Joseph L. Castleberry. Todos los derechos reservados.http://www.inmigrantesdedios.orgjoe@josephcastleberry.com

Dr. Joseph Castleberry es el presidente de Northwest University en Kirkland, Washington. Es el autor de Your Deepest Dream: Discovering God’s Vision for Your Life y The Kingdom Net: Learning to Network Like Jesus. Sígalo en Twitter @DrCastleberry y en http://www.facebook.com/Joseph.Castleberry.

 

Publicado en Immigration, Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario

A Mobile Home for the God of Immigrants

“Have the people of Israel build me a holy sanctuary so I can live among them.  You must build this Tabernacle and its furnishings exactly according to the pattern I will show you.—Exodus 25:8-9, NLT

Most people who read about the tabernacle may get the idea that the first sanctuary of the Israelites  only served as a temporary home for God until Israel could construct a permanent temple.  The Bible indicates just the opposite.   The temple only lasted for a limited time, but in the New Jerusalem, we will find “no temple in the city, because the Lord God Almighty and the Lamb are the temple (Revelation 21:22). Furthermore,  the original Greek text says that in the New Jerusalem, God will “tabernacle” with the people (Revelation 21:3). Also, John 1:14 says “the Word became flesh and tabernacled among us.

The normal way in which God lives with people fits better with the idea of a tabernacle than with that of a temple.   A temple remains in a fixed place.  To visit it, one has to cross over to another place.  In contrast, a tabernacle moves with people.

The God of the Bible is a God for the road.  “He who is” accompanies people of faith wherever they go.  God builds the temple in their hearts.  “Do you not realize that your body is the temple of the Holy Spirit, who lives in you and was given to you by God?”  (I Corinthians 6:19).

The God of Immigrants lives in a mobile home.  The most luxurious palace that wealthy people can build on earth does not constitute for God a more desirable residence than the one  God wants to build in your own life.  Invite God to live in your heart, but understand this truth:   God will remodel the place.  The changes God will make in your life can cause a lot of pain.  But in the end, God will have build a first-class residence, where the two of you can life on the road to your final destination.

Copyright©2014 by Joseph L. Castleberry. All rights reserved.  http://www.inmigrantesdedios.orgjoe@josephcastleberry.com

Dr. Joseph Castleberry is president of  Northwest University in Kirkland, Washington. He is the authos of Your Deepest Dream: Discovering God’s Vision for Your Life and The Kingdom Net: Learning to Network Like Jesus. Follow him on Twitter @DrCastleberry y and at http://www.facebook.com/Joseph.Castleberry.

 

Publicado en Immigration, Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

Te Envío un Ángel

Te Envío un Ángel

Mira, yo envío un ángel delante de ti para que te proteja en el viaje y te lleve a salvo al lugar que te he preparado.Éxodo 23:20, NTV

Mucha gente ha inmigrado a Los Ángeles (California), pero son pocos quienes se han dado cuenta de tener a los ángeles guiándoles en su éxodo como Dios prometió a los israelitas. ¿Es una realidad que Dios enviará a un ángel para ayudar a sus inmigrantes en el día de hoy?

Cuando yo era joven trabajando en México, nos perdimos yendo a Tampico. Había una cola de tráfico que parecía interminable y no sabíamos dónde estabamos ni a dónde iba el tráfico. Al llegar más adentro, nos dimos cuenta que todos esperaban pasar en un ferry al otro lado de un lago. No podíamos volver atrás y no sabíamos cómo subir el auto en el ferry.

De repente, se nos apareció un hombre que se encargó de nosotros. Aunque yo apenas hablaba el español, él amablemente me hizo entender que ibamos bien y que no debíamos hacer otra cosa más que cruzar el lago. Nos hizo subir al ferry, protegiéndonos de un desorden terrible y de mucha gente que competía con nosotros para abordar el ferry. Nos indicó en un mapa a dónde ir para llegar a nuestro destino. Al arribar al otro lado, nuestro amigo desconocido salió en su auto y nunca volví a verlo. La única cosa que me convenció que él no fuera ángel es la tarjeta que me dio indicando que era un vendedor de repuestos automovilísticos.

Nunca he visto un ángel, pero el concepto de ángeles guardianes radica en la tradición bíblica y se refleja en Hechos 12:15, donde los discípulos suponen que el ángel de Pedro ha venido a su puerta. Salmo 91:11-12 dice que para la persona que habita en Dios, «él ordenará a sus ángeles que te protejan por donde vayas. Te sostendrán con sus manos
para que ni siquiera te lastimes el pie con una piedra.» (NTV) El inmigrante que habita en la sombra del Dios Omnipotente puede saber que justamente como Dios envió su ángel para guiar a Israel en su éxodo, lo hará con él o ella.

Y los que no sean inmigrantes «no se olviden recordar el deber de … brindar hospitalidad a los desconocidos, porque algunos que lo han hecho, ¡han hospedado ángeles sin darse cuenta! » (Hebreos 13:2) Justamente como aquel mexicano que me ayudó a cruzar el agua, el inmigrante que se le presenta a usted puede ser el ángel que Dios le ha enviado.

Copyright©2013 por Joseph L. Castleberry.  Todos los derechos reservados.  http://www.inmigrantesdedios.org; joe@josephcastleberry.com

Dr. Joseph Castleberry es el presidente de Northwest University en Kirkland, Washington.  Es el autor de Your Deepest Dream:  Discovering God’s Vision for Your Life y The Kingdom Net:  Learning to Network Like Jesus.  Sígalo en Twitter @DrCastleberry y en http://www.facebook.com/Joseph.Castleberry.

 

 

 

Publicado en Inmigración, Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

I Am Sending You an Angel

See, I am sending an angel before you to protect you on your journey and lead you safely to the place I have prepared for you.–Exodus 23:20 (NLT)

Many people have immigrated to Los Angeles (California), but few have ever recognized that the angels were guiding them in their exodus as God promised the Israelites. Is it true that God will send an angel to help today’s immigrants?

When I was a young man working in Mexico, we got lost on the way to Tampico. A seemingly interminable line of traffic formed and we didn’t know where we were nor where the traffic was going.  As we went further along, we realized that everyone was waiting to board a ferry that would transport them to the other side of a large lake. We could not turn around nor did we know how to get our car onto the ferry.

All of the sudden, a man appeared who took charge of us. Although I could barely speak Spanish at the time, he kindly helped me understand that we were going the right way and that we had no choice except to cross the lake. He helped us get on the ferry, protecting us from the terrible disorder and the many people that competed with us to board the ferry. He showed us on a map where to go to arrive at our destination. When we reached the other side, he left in his automobile and I never saw him again. The only thing that convinced me that he was not an angel was the business card he gave me that indicated that he was an auto parts salesman.

I have never seen an angel, but the concept of guardian angels is rooted in Biblical tradition and is reflected in Acts 12:15, where the disciples supposed that Peter’s angel had come to their door. Psalm 91:11-12 says that, for those who dwell in the Lord, “he will order his angels to protect you wherever you go. They will hold you up with their hands 
so you won’t even hurt your foot on a stone.(NLT) The immigrant who dwells in the shadow of the All-Powerful God can know that, just like God sent his angel to guide Israel in their exodus, God will do the same for him or her.

If you are not an immigrant, Don’t forget to show hospitality to strangers, for some who have done this have entertained angels without realizing it!” (Hebrews 13:2). Like the Mexican who helped me cross the water, the immigrant who crosses your path may be the very angel God has sent you.

Copyright©2013 by Joseph L. Castleberry.  All rights reserved.http://www.inmigrantesdedios.org; joe@josephcastleberry.com

Dr. Joseph Castleberry is President of Northwest University in Kirkland Washington.  He is the author of Your Deepest Dream:  Discovering God’s Vision for Your Life and The Kingdom Net:  Learning to Network Like Jesus. Follow him on Twitter at @DrCastleberry and at http://www.facebook.com/Joseph.Castleberry.

 

Publicado en Immigration, Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

La Dureza de Nuestros Corazones

Tienes seis días en la semana para hacer tu trabajo habitual, pero el séptimo día dejarás de trabajar. Así tu buey y tu burro podrán descansar, y también recobrarán sus fuerzas tus esclavos y los extranjeros que vivan en medio de ti.Éxodo 23:12, NTV

La mención de esclavos dentro de la Ley de Moiés provoca escándalo en la mente del lector actual. ¿Cómo puede ser que la Ley de Dios permitiera a los israelitas mantener en esclavitud a otras personas? El hecho de que los hebreos habían sido esclavos en Egipto debería haberles concientizado de la maldad de esa nefasta institución. A pesar de esa hipocrisía explícita, los hebreos nunca desarrollaron tal convicción durante la historia bíblica.

¿Por que permitió Dios la continuación de la esclavitud dentro de Israel? En realidad, la ley de Moisés no fue una expresión perfecta de la justicia de Dios. En cuanto al divorcio—otra institución trágica que la ley dejaba en pie—Jesucristo comentó a los judios que “Moisés permitió el divorcio sólo como una concesión ante la dureza del corazón de ustedes, pero no fue la intención original de Dios” (Mateo 19:8). En cuanto a la esclavitud, Dios hizo la misma concesión. Parece que no sólo Faraón tenía un corazón duro. En el Sermon del Monte (Mateo 5-7), Jesús explicó en detalle cómo la justicia de Dios excede grandemente la de la Ley de Moisés.

Sin embargo, Dios hizo provisiones para suavizar la dureza de corazón en Israel. Los esclavos y extranjeros tenían el mismo derecho a un día de descanso y adoración que los israelitas libres y Dios insistió que se les diera. También en nuestro tiempo la justicia clama por definidos derechos laborales para todos, sea cual sea su situación económica o su orígen nacional.

Algunos acusarían a Dios de maldad por permitir la esclavitud y la injusticia en el mundo. Pero ellos mismos no sujetan su albredrío libre a Dios y no optarían que Dios privara al ser humano de su libertad. La tarea de imponer justicia en la tierra es nuestra como seres humanos, y el instrumento para apoyar la justicia es el código legal. Como en Israel antiguo, resulta inútil en actualidad establecer leyes que nadie se dispone a ejecutar. La imposición de leyes siempre toma en cuenta la cultura y relativa bondad del pueblo y busca un balance entre la justicia perfecta y lo posible. Nos conviene orar que el país donde nosotros vivimos pueda tener leyes justas y una población concientizada para ejecutarla en beneficio de todos.

Copyright©2013 por Joseph L. Castleberry. Todos los derechos reservados.http://www.inmigrantesdedios.orgjoe@josephcastleberry.com

Dr. Joseph Castleberry es el presidente de Northwest University en Kirkland, Washington. Es el autor de Your Deepest Dream: Discovering God’s Vision for Your Life y The Kingdom Net: Learning to Network Like Jesus. Sígalo en Twitter @DrCastleberry y en http://www.facebook.com/Joseph.Castleberry.

 

 

Publicado en Inmigración, Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario