Campesinos, Ciudades y el Retorno a Dios

Luego, Caín salió de la presencia del Señor y se estableció en la tierra de Nod, al oriente de Edén Luego Caín fundó una ciudad, que llevaba el nombre de su hijo Enoc.Génesis 4:16-17, NTV

La historia de la migración—prescrito por la misión humana en Génesis 1:28 pero arruinado por el pecado—asumió una nueva triste dimensión al emigrar Caín desorientado hacia el oriente.  Dejó atrás el verdadero hogar humano—la presencia de Dios—exiliado por el pecado de asesinar a su hermano. Dios declaró que Caín sería un nómada y un extranjero en la tierra,  un sino nefasto para un agricultor cuyo orgullo había sido el fruto de su tierra.

El castigo de Caín significaba que él jamás volvería a ser dueño de tierras agrícolas.  En su búsqueda de refugio y en su rebeldía contra el juicio de Dios por su pecado, decidió fundar la primera ciudad mencionada en la Biblia.

Tal vez la mayoría de los inmigrantes en el día de hoy hayan dejado áreas rurales para mudar a las ciudades.  La urbanización ha llegado a ser uno de las tendencias más formidables en el mundo actual. A pesar del pecado y la rebeldía de Caín, su familia floreció en Enoc, la ciudad que denominó en honor a su hijo.  Él y su esposa tuvieron muchos otros hijos.

Jabal se hizo pastor de ovejas como su Tío Abel había sido.  Jubal se hizo el primer músico. Tubal-Caín forjó herramientas de bronce y hierro.  La familia de Caín se hicieron agentes del progreso humano y del cumplimiento de la misión humana.

El psiquiatra pionero Sigmund Freud sugirió  que la culpa era la madre de la civilización.  La familia de Caín—marcados por su culpa—ciertamente marcaron pautas en el avance de la civilización. Tal vez Freud tuviera la razón.  La culpa puede motivarnos a lograr algo y comprobar nuestro valor.

Si usted ha dejado el cultivo de tierras para buscar el refugio y las oportunidades que las ciudades ofrecen, puede ser que usted sienta lejanía  por las bellezas de la vida agrícola.  Usted puede sentir remordimiento por los errores de su pasado.  Aun puede sentir la maldición por sus pecados.   Tal vez usted dejó a Dios atrás también. Quizás usted sienta una profunda culpa y una necesidad de comprobar su valor ante Dios y la humanidad.

Trabajar duro para lograr sus objetivos y prosperar sí tiene valor.  Pero como dice Marcos 8:36, “¿qué aprovechará al hombre si ganare todo el mundo, y perdiere su alma?”  Aunque uno gane una medida de prosperidad a través del trabajo duro en la ciudad,  la paz verdadera sólo se alcanza cuando entramos el camino a nuestro hogar verdadero—a la presencia de Dios.  Usted tal vez no pueda volver al lugar del cual vino, per usted puede volver a Dios aquí y ahora.

Copyright©2013 by Joseph L. Castleberry.  Todos los derechos reservados.

http://www.inmigrantesdedios.org; joe@josephcastleberry.com

Dr. Joseph Castleberry es el presidente de Northwest University en Kirkland, Washington.  Es el autor de Your Deepest Dream:  Discovering God’s Vision for Your Life y The Kingdom Net:  Learning to Network Like Jesus.  Sígalo en Twitter  @DrCastleberry y en http://www.facebook.com/Joseph.Castleberry.

Acerca de joseph6castleberry

A missionary to Latin America for 20 years, I currently serve as president of Northwest University in Kirkland, WA. I am the author of Your Deepest Dream (NavPress, 2012) and The Kingdom Net: Learning to Network Like Jesus (Influence Resources, 2013).
Esta entrada fue publicada en Inmigración, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s