La Mentalidad de Abundancia y el Inmigrante

Entonces Abram dijo a Lot: “No haya ahora altercado entre nosotros dos, entre mis pastores y los tuyos, porque somos hermanos. ¿No está toda la tierra delante de ti? Yo te ruego que te apartes de mí. Si fueres a la mano izquierda, yo iré a la derecha; y si tú a la derecha, yo iré a la izquierda.—Génesis 13:8-9, NTV

Después de ser deportado de Egipto, Abram y su sobrino Lot prosperaron de nuevo en Canaán.  Sin embargo, sus “compañias” pronto comenzaron a competir en vez de compartir.  Siendo hombre noble, Abram cedió a su sobrino el derecho de elegir primero las tierras, prometiéndole mudarse para mantener la paz entre ellos.

Note bien la mentalidad que Abram tenía—una mentalidad de abundancia.  Preguntó a Lot,  ”¿No está toda la tierra delante de ti?” Abram sabía que había suficiente espacio, suficiente agua, suficiente pasto para los animales, suficiente comida para él y su familia.  Y aun si no lo hubiera, recibiría suficiente gracia y favor de Dios para suplir todas sus necesidades y aun sus sueños.  Si Abram fuera a la derecha o a la izquierda, Dios iría con él.

 Lot no vió el mundo así.  Y como veremos luego, transmitió una cosmovisión nefasta a su familia.  Agarró para si mismo la tierra que más garantizaba el espacio, el agua, el pasto, y la comida—donde ya habían ciudades establecidas, una vida más cómoda.  En su mentalidad de escasez, Lot quiso garantizar para sí mismo lo que sus ojos veían, lo que no exijía el ejercicio de su fe.  No quiso compartir lo mejor con su tío, aprovechándose de su nobleza para satisfacer su propia avaricia.

Los diferentes sinos de los dos hombres y sus familias son impresionantes.  El que mucho agarra, poco aprieta.  Eso le sucedió a Lot; en cambio, Abram no agarró nada, manteniendo las manos abiertas para recibir la bendición prometida por Dios.

El inmigrante que no tiene nada cuando entra en una tierra nueva puede adoptar una mentalidad de escasez y agarrar mucho, apretando poco.  O puede confiar en Dios y su promesa, viviendo para servir a Dios y al prójimo—con el mazo dando y a Dios rogando .  El que confía en Dios y toma el camino alto, la mentalidad de abundancia, encontrará prosperidad aun en la tierra más seca y cansada.

Copyright©2013 by Joseph L. Castleberry.  Todos los derechos reservados.

http://www.inmigrantesdedios.org; joe@josephcastleberry.com

Dr. Joseph Castleberry es el presidente de Northwest University en Kirkland, Washington.  Es el autor de Your Deepest Dream:  Discovering God’s Vision for Your Life y The Kingdom Net:  Learning to Network Like Jesus.  Follow him on Twitter at @DrCastleberry and at http://www.facebook.com/Joseph.Castleberry.

Acerca de joseph6castleberry

A missionary to Latin America for 20 years, I currently serve as president of Northwest University in Kirkland, WA. I am the author of Your Deepest Dream (NavPress, 2012) and The Kingdom Net: Learning to Network Like Jesus (Influence Resources, 2013).
Esta entrada fue publicada en Inmigración, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s