¿Qué Altar Edificará Usted Para Acordarse de la Promesa?

Y pasó Abram por aquella tierra hasta el lugar de Siquem, hasta el encino de More; y el cananeo estaba entonces en la tierra.  Y apareció Jehová a Abram, y le dijo:  A tu descendencia daré esta tierra.  Y edificó allí un altar a Jehová, quien le había aparecido.—Genesis 12:6-7, NTVEn su peregrinaje al lugar que Dios le iba a indicar, Abraham penetró profundamente en la tierra de promesa.  Sólo había un problema:  otros ya moraban en aquel lugar.  Ya los cananeos se habían establecido allí, fortificados y bien armados.  La familia de Abram encontró una situación parecida a la que se enfrentó la familia del Jesús naciente, cuando “no había lugar para ellos en el mesón”  (Lucas 2:7).

Lo bueno para Abram, José y María, y ahora para su familia, es que Dios sabe abrir espacios.  Prometió a Abram, “A tu descendencia daré esta tierra.”  ¿Ha sentido usted la dirección divina por dejar su tierra y entrar en otra? Los que proceden obedientes a tal llamado pueden esperar la promesa que Abram recibió.  Justamente como el Señor hizo sendas donde no habían para que usted transitara a su nuevo lugar, creará espacio donde usted piensa no lo haya.  Tal vez usted emigró sin consultarle nada a Dios.  Aun así, usted puede recibir la promesa de Dios, cuya mano sabe guiar a los creyentes tanto como a los incrédulos.

Al recibir la promesa de Dios, Abram edificó un altar.  Aquellas piedras le sirvieron como memoría por el resto de su vida de lo que Dios le había comunicado.  Si usted ha escuchado la promesa de Dios, ¿Qué altar edificará?  No constituye idolatría crear un símbolo o recordatorio de la promesa de Dios.  Tal vez usted dedicara un banco de madera para orar, un anillo para su dedo para rezar, una nota en los márgenes de su Biblia, o aun una fiesta anual para cognotar la promesa de Dios y acordarse que Dios es fiel.  Tal vez.  Pero sus propias rodillas, dobladas en diaria oración y acción de gradias constituyen el mejor altar que usted puede dedicarle a Dios.  En ellas, usted puede siempre animarse y seguir en la conversación con el Dios de los Inmigrantes.

Copyright©2013 by Joseph L. Castleberry.  Todos los derechos reservados.

http://www.inmigrantesdedios.orgjoe@josephcastleberry.com

Dr. Joseph Castleberry es el presidente de Northwest University en Kirkland, Washington.  Es el autor de Your Deepest Dream:  Discovering God’s Vision for Your Life y The Kingdom Net:  Learning to Network Like Jesus.  Follow him on Twitter at @DrCastleberry and athttp://www.facebook.com/Joseph.Castleberry.

Acerca de joseph6castleberry

A missionary to Latin America for 20 years, I currently serve as president of Northwest University in Kirkland, WA. I am the author of Your Deepest Dream (NavPress, 2012) and The Kingdom Net: Learning to Network Like Jesus (Influence Resources, 2013).
Esta entrada fue publicada en Inmigración, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s