La Cosmovisión Cavernícola: Parte 2, El Contraste

Como resultado, las dos hijas de Lot quedaron embarazadas de su propio padre.  Cuando la hija mayor dio a luz un hijo, le puso por nombre Moab. Él llegó a ser padre de la nación conocida ahora como los moabitas. Cuando la hija menor dio a luz un hijo, le puso por nombre Ben-ammi. Él llegó a ser padre de la nación conocida ahora como los amonitas.—Génesis 19:36-38 (NTV)

Las hijas de Lot permanentemente deshonraron el nombre de su familia con sus acciones desesperadas, pero la raíz de su legado era la cosmovisión derrumbada que adoptaron en Sodoma.  Abraham, con todas sus fallas, presenta un contraste dramático en su concepto del mundo.

·      Mientras las hijas de Lot vieron a Dios como un juez vengativo, Abraham le entendía como fuente de bendición, creyendo su promesa de una vida y futuro abundante.

·      Aunque el mundo de las hijas de Lot se redujo a una cueva, de la cual no imaginaban eventual escape, Abraham obedeció la voz de Dios que le llamó a dejar a su padre y madre para ocupar la tierra que Dios le mostraría.  Desde lejos pudo ver por fe un nuevo hogar en una tierra distante.

·      Las hijas de Lot no creían en la posibilidad de que Dios proveyera oportunidad de conocer a gente fuera de su círculo familiar e inmediato, Abraham obedeció el mandato de Dios de ofrecer a Isaac, su único hijo legítimo, como sacrificio a Dios, creyendo que Dios podría levantarlo de entre los muertos o proveer a otros hijos (Genesis 22:1-18; Hebreos11:18-19).  De hecho, Dios sí proveyó a otro Hijo (su propio Hijo Jesús), pero el hijo de Abraham no tuvo que morir.  Por la fe Abraham vio a hijos tan numerosos como las arenas del mar, y por la gracia de Dios esos hijos llegaron a ser una raza real y poderosa en la tierra.

·      Viéndose en términos desesperados y faltando por completo a la autoestima, las hijas de Lot se absorbieron en sí y no respetaron las necesidades de nadie más, Abraham tenía la fe de llamarse “Padre Exaltado” cuando no tenía hijos y “Padre de Muchos” en base de la mera promesa de Dios.  Su autoestima alta le ayudó a alcanzar la promesa de Dios de proveer todas sus necesidades y se hizo una bendición a todas las familias de la tierra.

·      A pesar de su juventud, las hijas de Lot no albergaban esperanza alguna para el futuro.  Abraham, en cambio, vivía en su vejez como si fuera joven, siempre creyendo que su futuro sería mejor que su pasado.

Los inmigrantes de hoy tienen los dos ejemplos para guiarles en la formación espiritual de sus hijos.  ¡Qué les enseñen una cosmovisión bíblica de fe, esperanza y abundancia en Dios.

Copyright©2013 por Joseph L. Castleberry.  Todos los derechos reservados.

http://www.inmigrantesdedios.orgjoe@josephcastleberry.com

Dr. Joseph Castleberry es el presidente de Northwest University en Kirkland, Washington.  Es el autor de Your Deepest Dream:  Discovering God’s Vision for Your Life y The Kingdom Net:  Learning to Network Like Jesus.

Sígalo en Twitter  @DrCastleberry y http://www.facebook.com/Joseph.Castleberry.

 

 

Acerca de joseph6castleberry

A missionary to Latin America for 20 years, I currently serve as president of Northwest University in Kirkland, WA. I am the author of Your Deepest Dream (NavPress, 2012) and The Kingdom Net: Learning to Network Like Jesus (Influence Resources, 2013).
Esta entrada fue publicada en Inmigración, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s