El Desheredado

Cuando Isaac creció y estaba a punto de ser destetado, Abraham preparó una gran fiesta para celebrar la ocasión. Pero Sara vio que Ismael —el hijo de Abraham y de su sierva egipcia Agar— se burlaba de su hijo Isaac. Entonces ella se dirigió a Abraham y le exigió: «Echa fuera a esa esclava y a su hijo. Él no compartirá la herencia con mi hijo Isaac. ¡No lo permitiré!». Esto disgustó mucho a Abraham, porque Ismael era su hijo; pero Dios le dijo a Abraham: «No te alteres por el muchacho y tu sierva. … Yo también haré una nación de los descendientes del hijo de Agar, porque él también es hijo tuyo».—Génesis 21:8-13, NTV

La decisión desastrosa de Abraham y Sara de tener un hijo a través de su esclava Agar creó grandes conflictos y heridas de corazón.  Pero Dios derramó su gracia sobre ellos a pesar de todo.  Se dice que existen embarazos no deseados, pero todos los bebés deben ser deseados.  Tanto Abraham como Agar amaban a su hijo Ismael, aun si Sara no lo aceptaba.

Según la cultura del tiempo, sólo el hijo legítimo Isaac tenía derecho de heredar la bendición y los bienes de su padre Abraham, así que Ismael quedó desheredado y expulsado.  Sin embargo, Dios no acepta la idea de seres humanos “ilegítimos” y honró su promesa a Abraham, bendiciendo grandemente a Ismael.  De él nació la raza árabe que ahora cuenta con alrededor de 422 millones de personas en el mundo—mucho más en número que los descendientes de Isaac.

La migración también ha creado muchas complicaciones en las familias del mundo.  A veces padres o madres emigran de su país determinados a apoyar a la familia que quedó atrás.  A solas en su nuevo lugar, algunos se alejan emocionalmente de sus familias, caen en tentación sexual, forman parejas nuevas y procrean hijos.  En la mayoría de los casos, siguen amando a la familia original a pesar de sus corazones divididos.  A lo mejor se sienten como Abraham, con su afecto para dos hijos y dos mujeres.

A menudo, alguien queda desheredado.  Aunque su padre o madre o marido o esposa así le haya victimizado, usted no queda desheredado por Dios.  Dios ama a todos sus hijos y su herencia no tiene límites. Él no nos abandona; no, nunca.  Cumplirá su promesa a nosotros.

Copyright©2013 por Joseph L. Castleberry.  Todos los derechos reservados.  http://www.inmigrantesdedios.org; joe@josephcastleberry.com

Dr. Joseph Castleberry es el presidente de Northwest University en Kirkland, Washington.  Es el autor de Your Deepest Dream:  Discovering God’s Vision for Your Life y The Kingdom Net:  Learning to Network Like Jesus.Síguelo en Twitter  @DrCastleberry y en http://www.facebook.com/Joseph.Castleberry.

Acerca de joseph6castleberry

A missionary to Latin America for 20 years, I currently serve as president of Northwest University in Kirkland, WA. I am the author of Your Deepest Dream (NavPress, 2012) and The Kingdom Net: Learning to Network Like Jesus (Influence Resources, 2013).
Esta entrada fue publicada en Inmigración, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s