Un «Cierto Día» Vendrá

[Isaac] se hizo muy rico, y su riqueza siguió aumentando. Adquirió tantos rebaños de ovejas y de cabras, manadas de ganado y siervos que los filisteos comenzaron a tenerle envidia … Por último, Abimelec ordenó a Isaac que se fuera de la región. «Vete a algún otro lugar —le dijo—, porque te has hecho demasiado poderoso para nosotros» …  Cierto día, el rey Abimelec llegó desde Gerar con su consejero, Ahuzat, y también con Ficol, el comandante de su ejército.  —¿Por qué han venido aquí? —preguntó Isaac—. Es evidente que ustedes me odian, ya que me echaron de su tierra.—Podemos ver claramente que el Señor está contigo —respondieron ellos—. Por eso queremos hacer un tratado contigo bajo juramento.—Génesis 26:13-28, NTV

El éxito desbordador en los negocios de Isaac causó tanto resentimiento entre los filisteos que su rey decidió nacionalizar sus pozos de agua y deportarlo del país.  Los inmigrantes a veces son pobres, pero en muchos casos no.  Si Isaac no fue el primer inversionista foráneo expulsado de un país, seguramente no fue el último.

¿Por qué le expulsaron a Isaac cuando su éxito aumentaba la economía de los filisteos?  Isaac había perforado pozos para sacar provecho de tierras secas, y los productos que él ofrecía en los mercados locales cumplieron las necesdidades de sus vecinos a precios más favorables que los exportadores y las caravanas.  Isaac supo que la xenofobia yacía detrás de la decisión.  «Es evidente que ustedes me odian, ya que me echaron de su tierra.»

Pero los filisteos llegaron a lamentar sus acciones.  Vino «cierto día» cuando el rey, su asesor (económico) y su ministro de defensa—¡tremenda delegación!— cruzaron sus fronteras para rogar a Isaac volver a su tierra.  Llegaron a entender que su economía no funcionaba como pensaban y necesitaban esa gracia especial de Dios que Isaac tenía para crear riquezas y levantar la economía a su derredor.

En el día de hoy, los inmigrantes juegan un importantísimo papel económico en los países del mundo.  Forman un panorama que abarca desde los inversionistas adinerados hasta los obreros migratorios, pero en cualquier caso, son indispensables para el bienestar económico de los países desarrollados.  No siempre se les trata con la debida cortesía y aprecio. Pero “cierto día” vendrá.  Sí, señor.  El día vendrá cuando ellos y sus contribuciones recibirán su reivindicación.

Copyright©2013 por Joseph L. Castleberry.  Todos los derechos reservados.  http://www.inmigrantesdedios.org; joe@josephcastleberry.com

Dr. Joseph Castleberry es el presidente de Northwest University en Kirkland, Washington.  Es el autor de Your Deepest Dream:  Discovering God’s Vision for Your Life y The Kingdom Net:  Learning to Network Like Jesus.  Síguelo en Twitter  @DrCastleberry y en http://www.facebook.com/Joseph.Castleberry.

Acerca de joseph6castleberry

A missionary to Latin America for 20 years, I currently serve as president of Northwest University in Kirkland, WA. I am the author of Your Deepest Dream (NavPress, 2012) and The Kingdom Net: Learning to Network Like Jesus (Influence Resources, 2013).
Esta entrada fue publicada en Inmigración, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s