Dios Les Hará Fructíferos en Esta Tierra

Los próximos siete años serán un período de gran prosperidad en toda la tierra de Egipto, pero después llegarán siete años de un hambre tan intensa que hará olvidar toda esa prosperidad de Egipto … Les nacieron dos hijos a José y su esposa Asenat, hija de Potifera, el sacerdote de On.  José llamó a su hijo mayor Manasés, porque dijo: «Dios me hizo olvidar todas mis angustias y a todos los de la familia de mi padre».  José llamó a su segundo hijo Efraín, porque dijo: «Dios me hizo fructífero en esta tierra de mi aflicción».—Génesis 41:29-52, NTV

Después de años de esclavitud y encarcelamiento, el inmigrante involuntario José subió a preeminencia en el país más poderoso de la tierra.  Todo sucedió en base del servicio piadoso que siempre prestaba a la gente que le rodeaba y la gracia de Dios que le acompañaba en los años difíciles de su vida.  Nadie debe imaginar que eso fue fácil.  José se refirió a su familia como fuente de «todas mis angustias» y a Egipto como «la tierra de mi aflicción».

La historia detrás de su regocijo en el nacimiento de sus hijos incluyó su fidelidad a Dios y la presencia duradera de Dios con él.  Cuando Faraón echó dos de sus desgraciados oficiales en la cárcel, José proféticamente interpretó sus sueños.  Uno de ellos, restaurado a su posición delante de Faraón, recordó esa proeza cuando el rey tuvo sueños aterrorizantes que ninguno de sus consejeros le podía explicar.

José interpretó los sueños, vaticinando 7 años de prosperidad seguidos por 7 años de hambre.  Viendo la inteligencia y espiritualidad de José, Faraón le hizo administrador de todo Egipto y le dio una esposa de familia prominente en Egipto.  Nunca ha habido una historia de éxito inmigrante que iguale a la de José.  Vale la pena leerla por completo (Génesis 37-50).

Por ahora, note la ironía en el uso de la palabra «olvidar».  José dijo que los años difíciles para los egipcios les haría olvidar toda su prosperidad anterior.  En su caso, el pasaje termina con el nacimiento de sus dos hijos, uno de sus nombres aludía a su olvido de los años difíciles y el otro conmemoraba lo fructífero que Dios le hizo en la tierra de su aflicción anterior.  En otras palabras, su vida procede al opuesto que la de Egipto.  Aunque Egipto comenzó con prosperidad, luego vino la flaqueza.  José entró con angustia, y terminó con riqueza.

Bien lo dijo Jesús que en el Reino de Dios, «los que ahora son últimos, ese día serán los primeros, y los primeros serán los últimos» (Mateo 20:16, NTV).  Si como inmigrante  las «vacas flacas» en su vida controlan mientras otra gente prospera, confíe en el Señor.  El puede darle años fructíferos en su nueva tierra que le harán olvidarse de sus aflicciones.

Copyright©2013 por Joseph L. Castleberry.  Todos los derechos reservados.  http://www.inmigrantesdedios.org; joe@josephcastleberry.com

Dr. Joseph Castleberry es el presidente de Northwest University en Kirkland, Washington.  Es el autor de Your Deepest Dream:  Discovering God’s Vision for Your Life y The Kingdom Net:  Learning to Network Like Jesus.

Acerca de joseph6castleberry

A missionary to Latin America for 20 years, I currently serve as president of Northwest University in Kirkland, WA. I am the author of Your Deepest Dream (NavPress, 2012) and The Kingdom Net: Learning to Network Like Jesus (Influence Resources, 2013).
Esta entrada fue publicada en Inmigración, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s