¿Una Licencia para Engañar?

Entonces … se presentarán ante el rey de Egipto y le dirán: “El Señor, Dios de los hebreos, vino a nuestro encuentro. Así que permítenos, por favor, hacer un viaje de tres días al desierto para ofrecer sacrificios al Señor, nuestro Dios”. Pero yo sé que el rey de Egipto no los dejará ir … Así que levantaré mi mano y heriré a los egipcios … Entonces, al fin, el faraón los dejará ir. Además haré que los egipcios los miren con agrado. Les darán obsequios cuando salgan … Así despojarán a los egipcios de sus riquezas.Éxodo 3:18-27, NTV

Las palabras de Dios a Moisés pueden parecer escandalosas.  Aparentemente Dios le dice que engañe a Faraón y que le ayudará a despojar a los egipcios de sus riquezas.  ¿Es lícito mentir y robar a quiénes te han maltratado en el contexto de la emigración?

Prestemos atención a los detalles.  Los israelitas sufrieron 400 años de esclavitud.  Los egipcios habían cometido atrocidades contra ellos como la matanza de sus infantes y ciertamente estaban dispuestos a matar a los líderes que intentaran liberar a Israel.  La supervivencia a veces justifica el uso del engaño para escapar de los opresores.  En Juan 7:6-14, Jesucristo mismo asistió el Festival de las Enramadas en secreto, después de decir que no iría.  ¡Obviamente el engañar a quienes intentan matarle a usted no constituye ningún pecado!

Por otro lado, Dios hizo que los egipcios pagaran un tipo de indemnización a los israelitas por sus 400 años de esclavitud.  No hubo un acto de robar a los egipcios, sino pidieron regalos y los egipcios, influenciados por Dios, se los dieron a los israelitas.

El inmigrante de hoy debe cuidarse de no arrogarse el estatus de los hebreos.  El que uno haya sufrido opresión en su lugar de orígen no significa que tiene licencia para engañar en el país donde intenta establecerse como inmigrante.  Los que violan las leyes corren el riesgo de castigo.  Además, los nuevos vecinos no le deben compensación por el maltrato que usted sufrió a manos de sus antiguos paisanos.

Al leer la historia de los israelitas en Egipto, uno no se convierte en heredero de todas sus promesas.  No hay ninguna garantía de indemnizaciones, de éxito en una conquista, ni de heredar viñas que no hemos cultivado.  Pero hay una promesa que sí sigue en pie:  El SEÑOR acompañará a los que confían en Dios y le obedecen—y les dará favor ante sus vecinos.

Copyright©2013 por Joseph L. Castleberry.  Todos los derechos reservados.  http://www.inmigrantesdedios.orgjoe@josephcastleberry.com

Dr. Joseph Castleberry es el presidente de Northwest University en Kirkland, Washington.  Es el autor de Your Deepest Dream:  Discovering God’s Vision for Your Life y The Kingdom Net:  Learning to Network Like Jesus.  Sígalo en Twitter @DrCastleberry y en http://www.facebook.com/Joseph.Castleberry.

Acerca de joseph6castleberry

A missionary to Latin America for 20 years, I currently serve as president of Northwest University in Kirkland, WA. I am the author of Your Deepest Dream (NavPress, 2012) and The Kingdom Net: Learning to Network Like Jesus (Influence Resources, 2013).
Esta entrada fue publicada en Inmigración y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s