La Fiesta y La Fe

Ninguna persona extranjera podrá comer la cena de Pascua, pero cualquier esclavo que haya sido comprado podrá comerla si está circuncidado. Los residentes temporales y los jornaleros tampoco podrán comerla … Si los extranjeros que viven entre ustedes desean celebrar la Pascua del Señor, que primero se circunciden todos sus varones. Sólo entonces podrán celebrar la Pascua con ustedes como cualquier israelita de nacimiento. Pero un varón incircunciso jamás comerá la cena de la Pascua. Esta instrucción se aplica a todos, tanto a israelitas de nacimiento como a extranjeros que vivan entre ustedes.Éxodo 12:43-49, NTV

Cuando Dios dio la Fiesta de Pascuas a Israel, dejó claro que no fue una cuestión nacionalista ni tampoco una fiesta universal para todo ser humano. La Pascua se estableció para los que habían puesto su fe en el SEÑOR, el que libertó a Israel de su esclavitud en Egipto y ofrecía su amor y respaldo a todos los que pusieran su fe en él. Para compartir en la fiesta, cualquier persona de cualquier nacionalidad—Israelita o extranjero—tuvo que hacer su propio pacto de fe con Dios y solemnizar ese pacto a través de la circuncisión. Cualquier hombre que no había hecho tal pacto no tenía derecho a participar en la fiesta.

Note bien que “cualquier hombre” incluía a los extranjeros en la tierra de Israel. Dios siempre ha amado al inmigrante, y cualquier inmigrante puede reconocer que la ayuda del SEÑOR en su vida se parece a la historia del éxodo de Israel. El Dios que sacó a Israel de la opresión y le estableció en una tierra nueva ama a todos y se dispone a hacer lo mismo para todos. La Fiesta de Pascuas puede sirvir como símbolo de la liberación divina en la vida de cualquier persona. Por eso, la instrucción de Pascuas se aplicaba a todos, tanto a israelitas de nacimiento como a extranjeros que vivieran entre ellos.

El pacto de circuncisión se ha cumplido en el sacrificio de Jesucristo en la cruz. Como resultado de su muerte por nuestros pecados, Dios ya no exije un corte en nuestra carne, sino “la circuncisión del corazón” (Deuteronomio 30:6; Jeremías 9:25; Romanos 2:29). Cuando usted pone su fe en Jesucristo y reconoce su muerte en la cruz como la paga de sus pecados, Dios hace su pacto con usted en el corazón. Esto no tiene nada que ver con su etnicidad ni su país de orígen ni el color de su piel ni el idioma que habla. La misma relación con nuestro Salvador se ofrece a todos. Pero los que no tienen fe en Cristo viven perdiéndose la Fiesta. ¡Invite a alguien que usted conozca entrar a la fe y a la fiesta!

Copyright©2013 por Joseph L. Castleberry. Todos los derechos reservados.http://www.inmigrantesdedios.orgjoe@josephcastleberry.com

Dr. Joseph Castleberry es el presidente de Northwest University en Kirkland, Washington. Es el autor de Your Deepest Dream: Discovering God’s Vision for Your Life y The Kingdom Net: Learning to Network Like Jesus. Sígalo en Twitter @DrCastleberry y enhttp://www.facebook.com/Joseph.Castleberry.

Acerca de joseph6castleberry

A missionary to Latin America for 20 years, I currently serve as president of Northwest University in Kirkland, WA. I am the author of Your Deepest Dream (NavPress, 2012) and The Kingdom Net: Learning to Network Like Jesus (Influence Resources, 2013).
Esta entrada fue publicada en Inmigración, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s