Los Dos Lados de la Justicia

No maltrates ni oprimas a los extranjeros en ninguna forma. Recuerda que tú también fuiste extranjero en la tierra de Egipto. No explotes a la viuda ni al huérfano. Si los explotas de alguna manera y ellos claman a mí, ten por seguro que oiré su clamor. Mi enojo se encenderá contra ti y te mataré a filo de espada. Entonces tus esposas serán las viudas y tus hijos los huérfanos.—Éxodo 22:21, NTV

La ley que Dios entregó a Moisés para gobernar Israel se preocupaba de la justicia social. Como Dios se preocupa por los débiles, los vulnerables, los pobres, y los extranjeros, la ley hacía provisiones para su protección frente a los poderosos del pueblo. La justicia siempre garantiza igualdad para todo ser humano, pero la corrección de la injusticia siempre implica acción por dos lados. Hay justicia para la víctima (el lado luminoso) y justicia contra el injusto (el lado oscuro).

El Nuevo Testamento explica las consecuencias de la injusticia así: No se dejen engañar: nadie puede burlarse de la justicia de Dios. Siempre se cosecha lo que se siembra (Gálatas 6:7). Al decir al pueblo de Israel que no maltrataran ni oprimieran al extranjero, el SEÑOR les recordaba que ellos recién habían sido extranjeros en Egipto. Para ellos, maltratar a los extranjeros dentro de su tierra prometida les convertiría en hipócritas y les expondría al mismo juicio que los egipcios recién habían sufrido. De igual manera, Dios prometió la defensa divina para los huerfanos y viudas. Al maltratarlos, los israelitas, quienes antes habían recibido la “justicia para,” provocarían la “justicia contra” si mismos.

En actualidad, los países receptores de la inmigración deben recordar que ellos han gozado del lado luminoso de la justicia de Dios. Si oprimen al extranjero, se expondrán al lado oscurro de la justicia.   Si sus antepasados han sido inmigrantes a la tierra donde nacieron, deben entender su deuda a sus ancestros, quienes enfrentaron muchas cosas y aguantaron duras pruebas para establecer sus familias en un nuevo hogar. En vista de tales precedentes, la justicia exige que la generación actual no cometa acciones personales ni haga leyes que maltraten a los que vienen entrando al país con los mismos problemas, desafíos, y desventajas que las generaciones previas de inmigrantes enfrentaron.

Los inmigrantes que sufren injusticia deben entender, como dijo el antiguo romano Sexto Empirico en el Segundo Siglo, “Est mola tarda dei, verum molit illa minutim.” Traducido al español, las ruedas del molino de Dios muelen lento, pero finísimo.” Cuando la justicia por fin llegue a su vida, manténgase al lado luminoso.

Copyright©2013 por Joseph L. Castleberry. Todos los derechos reservados.http://www.inmigrantesdedios.orgjoe@josephcastleberry.com

Dr. Joseph Castleberry es el presidente de Northwest University en Kirkland, Washington. Es el autor de Your Deepest Dream: Discovering God’s Vision for Your Life y The Kingdom Net: Learning to Network Like Jesus. Sígalo en Twitter @DrCastleberry y en http://www.facebook.com/Joseph.Castleberry.

 

 

 

Acerca de joseph6castleberry

A missionary to Latin America for 20 years, I currently serve as president of Northwest University in Kirkland, WA. I am the author of Your Deepest Dream (NavPress, 2012) and The Kingdom Net: Learning to Network Like Jesus (Influence Resources, 2013).
Esta entrada fue publicada en Immigration, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s