Guiados por Dios

El día que se armó el tabernáculo, la nube lo cubrió. Pero desde la tarde hasta el amanecer la nube que cubría el tabernáculo tomaba la apariencia de una columna de fuego … Cada vez que la nube se elevaba de la carpa sagrada, el pueblo de Israel levantaba el campamento y la seguía; donde la nube se detenía, el pueblo de Israel armaba el campamento. De esta manera los israelitas viajaban y acampaban por orden del Señor, donde él les indicaba que fueran.Números 9:15-18, NTV

Los israelitas no trazaron la ruta más eficiente para viajar de Egipto a Canaán, pero no fue por falta de un buen guía. El SEÑOR estuvo dispuesto a dirigirles en todo momento. Lamentablemente, no le obedecieron; consecuentemente su migración sufrió desvíos graves. Terminaron perdiendo una generación entera en el desierto en vez de entrar directamente a la tierra que fluía leche y miel. La intención y disponibilidad del SEÑOR era la de guiar a su pueblo, e hizo manifiesta su presencia en forma de nube y fuego. Sin embargo, la historia del éxodo hace un recuento de los graves errores y rebeldías del pueblo.

El principio sigue igual para el inmigrante de Dios en el día de hoy. Cuando nosotros nos movemos conforme al impulso del SEÑOR y seguimos su guía en nuestra vida, vamos bien. Cuando escojemos nuestro camino con base a nuestros propios deseos y criterios, Dios no nos puede guiar y transitamos por frustradas sendas.

El inmigrante de Dios debe mudarse de acuerdo al estímulo de Dios. La decisión de inmigrar representa una de las más serias elecciones que existen. Igualmente las decisiones de casarse, eligir estudiar una carrera, invertir tiempo y dinero en la educación superior, y otras cambiarán el curso entero de la vida. En tales decisiones, la persona sabia consulta con Dios mediante la oración. Dios sí le guiará y confirmará su santa voluntad para nosotros, igual como quiso guiar a Israel.

Más de 80 años atrás, un hombre de mi conocimiento perdió injustamente una competencia para ganar una beca universitaria. A pesar de su alta inteligencia, se amargó ante la injusticia y rehusó asistir la universidad, aunque habían otras maneras de financiar sus estudios. Esa decisión frustró el resto de su vida y también afectó fuertemente la vida de sus hijos, quienes tampoco estudiaron siendo ellos igualmente aptos para carreras profesionales. Una sola decisión tomada contra la voluntad de Dios cobró graves costos en esa familia por multiples generaciones.

¿Cuántas generaciones de su familia andarán perdidos si usted no se compromete con el camino de Dios?

Copyright©2013 por Joseph L. Castleberry.  Todos los derechos reservados. joseph.castleberry@northwestu.edu

Dr. Joseph Castleberry es presidente de Northwest University en Kirkland, Washington.  Es author de The New Pilgrims:  How Immigrants are Renewing America’s Faith (próximamente en August 2015, Worthy Publishing). Sígalo en Twitter @DrCastleberry y  en http://www.facebook.com/Joseph.Castleberry.

 

 

Acerca de joseph6castleberry

A missionary to Latin America for 20 years, I currently serve as president of Northwest University in Kirkland, WA. I am the author of Your Deepest Dream (NavPress, 2012) and The Kingdom Net: Learning to Network Like Jesus (Influence Resources, 2013).
Esta entrada fue publicada en Inmigración, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s