Persuadido por las Bendiciones

Un día Moisés le dijo a su cuñado Hobab, hijo de Reuel, el madianita: «Vamos en camino al lugar que el Señor nos prometió, porque él nos dijo: “Yo se lo daré a ustedes”. Ven con nosotros y te trataremos bien, porque el Señor ha prometido maravillosas bendiciones para Israel. »  «No, no iré», respondió Hobab. «Debo regresar a mi propia tierra y a mi familia. » «Por favor no nos dejes,» rogó Moisés. «Tú conoces los lugares del desierto donde debemos acampar. Ven, sé nuestro guía. Si vienes con nosotros, compartiremos contigo todas las bendiciones que el Señor nos dará.»Números 10: 29-32, NTV

Dejando todo lo conocido para irse solo a un lugar totalmente desconocido da miedo a cualquier persona, y la gran mayoría de inmigrantes no lo hacen así. Usualmente, un miembro de la familia va primero, como el pionero de un grupo futuro de inmigrantes; se establece en el nuevo lugar; manda reportes de cómo le va; describe las oportunidades que existen para otros; y ofrece su guía para persuadir a otros que vengan a juntarse con él o ella. Aun los que tienen suficiente coraje para irse solos no quieren quedar aislados una vez que se radican en su nuevo sitio.

Pionero que fuera, Moisés se dio cuenta de su necesidad de ayuda y no quiso cruzar el desierto a solas.   Cómo cualquier líder verdadero, se dio cuenta de sus limitaciones y su necesidad de andar acompañado por otros líderes. Por eso, persuadió a Hobab a juntarse con el pueblo de Israel. Aparentemente Hobab fue Cusita y negro, igual que la esposa de Moisés. No compartía a consaguinidad de los israelitas, y no tenía por qué unir su destino con el de ellos. Él ya tenía tierra y una familia, y después de ayudar a su cuñado por un tiempo, sentía el deseo de volver a lo suyo, a lo conocido.

Pero a pesar de las atracciones y comodidades de lo conocido, Hobab se dejó persuadir. (Jueces 4:11 menciona a Heber el Kenita, un descendiente de Hobab entre los israelitas que tenía el mismo espíritu pionero que él.) Fíjese en el benificio que Moisés le ofreció y el factor determinante en su decisión: «Ven, sé nuestro guía. Si vienes con nosotros, compartiremos contigo todas las bendiciones que el Señor nos dará.»

No hay nada que iguala las bendiciones del Señor. La gente migra por muchos motivos, tanto los negativos de su situación original como los beneficios que un nuevo hogar ofrece. Pero los inmigrantes de Dios buscan la bendición del Señor. Se mueven con un sentido de propósito y promesa. Saben que su jornada mueve conforme al impulso del Dios que les guía.   Saben que todo valdrá la pena porque el que les llamó es fiel.

Copyright©2013 por Joseph L. Castleberry.  Todos los derechos reservados. joseph.castleberry@northwestu.edu

Dr. Joseph Castleberry es presidente de Northwest University en Kirkland, Washington.  Es author de The New Pilgrims:  How Immigrants are Renewing America’s Faith (próximamente en August 2015, Worthy Publishing). Sígalo en Twitter @DrCastleberry y  en http://www.facebook.com/Joseph.Castleberry.

 

 

Acerca de joseph6castleberry

A missionary to Latin America for 20 years, I currently serve as president of Northwest University in Kirkland, WA. I am the author of Your Deepest Dream (NavPress, 2012) and The Kingdom Net: Learning to Network Like Jesus (Influence Resources, 2013).
Esta entrada fue publicada en Inmigración, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s