Reorientados, Los Sabios Volvieron del Poniente

. . . Algunos sabios de países del oriente llegaron a Jerusalén y preguntaron: «¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer? Vimos su estrella mientras salía y hemos venido a adorarlo» . . . 10 Cuando vieron la estrella, ¡se llenaron de alegría! 11 Entraron en la casa y vieron al niño con su madre, María, y se inclinaron y lo adoraron. Luego abrieron sus cofres de tesoro y le dieron regalos de oro, incienso y mirra. 12 Cuando llegó el momento de irse, volvieron a su tierra por otro camino, ya que Dios les advirtió en un sueño que no regresaran a Herodes.—Mateo 2:1-12 NTV

No todos los que viajan de país en país son inmigrantes.  Los sabios que visitaron el pesebre de Jesucristo vinieron como peregrinos.  Aunque su fe en la astrología nunca les habría hecho entender el significado de la Estrella, Dios reconoció la sinceridad de su fe y les comunicó que el nacimiento del Rey de los Judíos llevaba gran significado cósmico y personal.  Tuvieron que ir hacia el poniente para poder orientarse.  Decidieron ofrecer su adoración al niño divino y comenzaron un periplo al poniente, navegando por fe durante todo el camino.  Como Abraham en la antigüedad, no sabían a donde iban.  Enfrentaban dudas, desafíos, peligros y sacrificios.  Pero al final, volvieron a su país ricamente recompensados, compartiendo sus cuentos peregrinos desde la cuna de salvación.

Muchos extanjeros encuentran a Jesucristo en medio de sus viajes.  Tal vez el motivo que les impulsa sea económico o laboral.  Algunos por la aventura viajan, y otros buscan algo indefinible.   Pero Dios sabe la razón por la que les puso en camino al Salvador.  Sin que ellos lo sepan, Dios los guía hasta que encuentran a Jesús y le ofrecen su adoración y sus tesoros.

Tales personas, al regresar a su país de origen ya no son meros turistas o viajeros o trabajadores migrantes.  Se convierten en peregrinos inadvertidos.  No sabían que su destino divino les llevaba al conocimiento de Dios.  Nunca sospechaban que volverían a su patría como misioneros.  Por el resto de sus vidas, compartirán la historia de como el Señor les condujo a la Cuna de Salvación.

En antaño la decisión de inmigrar implicaba que la gente nunca volviera a su hogar original.  Con el advenimiento del avión y la globalización, los inmigrantes ahora vuelven más facilmente a su casa.  Los que han conocido a Cristo en ultramar muchas veces tienen la dicha de volver a compartir el evangelio con sus familiares y amigos.

Copyright©2013 por Joseph L. Castleberry.  Todos los derechos reservados. joseph.castleberry@northwestu.edu

Dr. Joseph Castleberry es presidente de Northwest University en Kirkland, Washington.  Es author de The New Pilgrims:  How Immigrants are Renewing America’s Faith (próximamente en August 2015, Worthy Publishing). Sígalo en Twitter @DrCastleberry y  en http://www.facebook.com/Joseph.Castleberry.

 

Acerca de joseph6castleberry

A missionary to Latin America for 20 years, I currently serve as president of Northwest University in Kirkland, WA. I am the author of Your Deepest Dream (NavPress, 2012) and The Kingdom Net: Learning to Network Like Jesus (Influence Resources, 2013).
Esta entrada fue publicada en Inmigración, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s